« Arqueología »

Arqueología, Perú Arqueología, Perú Arqueología, Perú Arqueología, Perú

CAPITULO I

GENERALIDADES

UBICACION Y DESCRIPCION DEL COMPLEJO INVESTIGADO
El complejo arqueológico de Huacas del Sol y la Luna, políticamente se localiza en la margen izquierda de la cuenca del río Moche, distrito de Moche, provincia de Trujillo, departamento de la Libertad; geográficamente se ubica a 78º59'35'' de longitud oeste y a 8º07'35'' de latitud sur y una altura sobre el nivel del mar de 50 metros Limita por el norte por el Cerro Negro, por el sur con los arenales de Alto Salaverry y tierras de cultivo, por el este con el río Moche.
Normalmente hasta hace algunos años cuando se hablaba del complejo de Huacas del Sol y la Luna se consideraba únicamente a los dos grandes monumentos, pero como consecuencia de las recientes investigaciones se ha definido que la planicie fue ocupada por residentes y obreros que ocuparon viviendas y talleres respectivamente, ademas se han reportado una gran cantidad de otras estructuras que conformaban esta ciudad en formación, podemos además considerar como integrante de este sitio arqueológico a otra huaca llamada Estrella, esta se ubica al suoreste del complejo.

Huaca de la Luna
Es el segundo monumento en tamaño, se ubica hacia el oeste de la ladera de Cerro Blanco a 5 Km del litoral; conforma un complejo arquitectónico que ocupa 290 m de norte a sur y 210 m de este a oeste. Se compone de una plataforma localizada en el ángulo suroeste del complejo (plataforma I); una plataforma de menor tamaño en la esquina sureste del conjunto (plataforma II) y una tercera plataforma que se encuentra en la esquina noreste y a mayor altura que las dos anteriores.
Las tres plataformas se encuentran se conectan a través de cuatro plazas que ocupan diferentes alturas: al norte de la primera plataforma se conforma una gran plaza de 1.80 m de largo por 100 m de ancho; otra plaza de menor tamaño (plaza 2) elevada 3.5 m más que la primera, comunica a la gran plaza y ;a la plataforma I. La tercera plaza se encuentra entre las plataformas I y II presenta como característica un afloramiento rocoso; la última plaza (plaza 4) se ubica al oeste de la plataforma II.
Las plazas han sido delimitadas por muros de adobe de gran altura y grosor. Se plantea que la función de Huaca de la Luna debió ser de un "templo para los dioses mayores de la sociedad Moche, estos dioses están ligados a cultos de sacrificios humanos o culto a los muertos en general ... (Uceda y Paredes 1994), hasta el avance actual de las excavaciones de han establecido seis etapas constructivas (Uceda 1994).

Huaca del Sol
Es el monumento de mayores dimensiones abarca 350 m. de largo, 160 m. de ancho y 45 m. de alto. Se construyó por capas sucesivas de adobes que formaron un núcleo interno; estas capas eran a modo de grandes columnas independientes una de otra por lo que quedaban segmentadas, se ha propuesto que su construcción fue ejecutada por diferentes comunidades que aportaban para la edificación cuotas de trabajo, estas consistían en la preparación de adobes y en su colocación (Hasting y Moseley 1975, Moseley 1975ª, Gutierrez 1983). La construcción en si parece no haber sido una tarea especializada, pero la planificación y la organización de las labores sugieren un alto nivel de organización.
Investigaciones recientes han determinado que su construcción abarcó 11 etapas constructivas (Gamonal y Herrera 1994) presentado cada una de ellas características arquitectónicas particulares, así como, remodelaciones y ampliaciones. La forma de cruz de brazos cortos que presenta actualmente sería la última etapa constructiva. Los volúmenes de esta pirámide se lograron con el empleo de diferentes técnicas de relleno que podía ser adobes, materiales orgánicos o restos desechados de arquitecturas anteriores. (Ibid 1994)

Centro urbano

Centro Urbano
Fue descubierto por el proyecto Chan Chan Valle de Moche sobre la planicie en tre las dos Huacas. "La presencia de viviendas, patios y depósitos restringidos por Topic (1997) unido al descubrimiento de talleres alfareros (Armas et. al. 1994) y posibles metalurgos, (Chapdelaine 1997) nos indica que no sólo estamos en presencia de un complejo urbanístico, sino de una incipiente formación de ciudad industrial. Esta producción y administración estuvo de una u otra manera controlada por un complejo sistema de ceremonias y ritos, manejados por la élite religiosa y/o civil (Uceda 1995).
Actualmente la planicie se presenta como un terreno desuniforme con gran presencia de dunas, vegetación y desechos actuales; generalmente su superficie está muy compactada, pero es posible en muchos casos distinguir la orientación y disposición de los muros.