« Arqueología »

Arqueología, Perú Arqueología, Perú Arqueología, Perú Arqueología, Perú

Area Cultural Andina

    América del Sur

    El área Cultural Andina incluye casi toda la región occidental de América del Sur.

    La cordillera de los Andes que la determina, se extiende desde la costa del Caribe de Colombia, por el norte, hasta el Cabo de Hornos en el sur; por el occidente emerge del Océano Pacífico, y se interna en las selvas amazónicas o se pierde cerca de las inmensas llanuras Argentinas.

    La cadena de montañas, que conforman la cordillera, parte de tres minúsculos ramales. En Colombia se juntan. Cerca del Ecuador, nuevamente se separan en dos para reunirse en Loja y desde allí ramificarse en número variable, a lo largo del Perú, uniéndose y separándose, pasando a Bolivia en número de dos y terminando en Chile en un solo ramal.

    En lenguaje popular, se identifica con lo andino exclusivamente el territorio montañoso de la cordillera, pero el área Andina es algo más que eso ; es la costa del Pacífico y la ceja de la región selvática del Amazonas. Sus influencias fisiológicas y culturales se manifiestan tanto en sus vertientes orientales como en las occidentales.

    De las simples consideraciones de altitud, se desprende las características de las zonas andinas, que bien pueden dividirse en Costa, Sierra y Ceja de Selva o montaña, pero, en realidad, el fenómeno es mucho más complejo que eso y una muestra de ello son las variadas clasificaciones que han hecho los especialistas.

    En los Andes Centrales, las variaciones regionales comienzan en la costa en donde la extensa franja desértica puede ser dividida en tres grandes sectores:

    Perú

  • Zona semitropical costanera, que llega aproximadamente hasta la región de Lambayeque y que es intermedia entre los Andes centrales y norteños.
  • Zona subtropical de nieblas que abarca desde Lambayeque hasta Cañete.
  • Zona subtropical de desierto seco, que ocupa desde Cañete hasta el valle de Camaná, aproximadamente, en el límite con la costa de los andes Meridionales de estas tres zonas, las dos últimas jugaron un papel importante en el desarrollo de la civilización de los Andes centrales y por razones más bien culturales, se llama a la primera Lejano Norte, la segunda es dividida en Norte y Centro y la tercera se denomina Sur.

    En la zona subtropical de nieblas, se presenta una mayor nebulosidad y es frecuente el fenómeno conocido con el nombre de Lomas, que aparecen también en la costa de los Andes Meridionales.

    Esta región es angosta y la cordillera se acerca a pocos kilómetros del mar; apartándose notablemente de la costa en el territorio de Ica hasta cerca de un lugar llamado Chala, en donde la región cordillerana ingresa al mar abruptamente.

    La costa está interrumpida por vertientes que bajan de los andes y cruzan transversalmente el litoral aumentando en épocas de lluvia, en toda la costa existen estos trechos que justamente forman los valles que dieron origen a muchas formas culturales.

    En la Sierra se puede hablar principalmente de las siguientes regiones:

    1.- La cordillerana
    2.- La precordillerana o puna
    3.- Los valles interandinos y las quebradas.

    En la región cordillerana hay una zona de páramo, sobre todo hacia el oriente, con predominio de pastos, los que son característicos de la región precordillerana o de puna normal (llamada también jalca), zona más favorable para la vida de los animales llamados andinos, tales como la llama, alpaca, vicuña, guanaco.

    El clima seco y frio favorece el desarrollo de grandes áreas de pastos naturales.
    En la vertiente oriental. la zona de páramo muestra , además, la cararacterística nebulosidad.

    Los valles interandinos, junto con las altiplanicies, fueron las zonas que más favorecieron el desarrollo de la cultura y a pesar que las poblaciones más importantes no estuvieron en los grandes valles, casi se puede decir que cada uno de estos lugares permitió el desarrollo de una forma particular de cultura en los períodos de intenso regionalismo siendo los grandes ríos, con sus cuencas, los que permitieron el surgimiento de las corrientes culturales expansivas que registra la historia de los Andes Centrales.


Página Anterior